Legionela

Se trata de una bacteria Gram negativa con forma de bacilo. ¿Que qué es eso? Bueno, por partes. En bacteriología, existe un método para clasificar las bacterias, denominado tinción de Gram, nombre que se le debe a su inventor, por el cual se las somete a una prueba de contraste de color. Si el resultado da un color rosado tenue, se dice que son Gram negativa. Y si sale azulado o violeta, son Gram positiva. Esta característica, lo que nos viene a decir, es el tipo de organización bacteriana, en función de su envoltura celular.
El bichito que nos ocupa en este artículo, suele vivir en aguas estancadas, soportando un rango de temperatura bastante amplio, aprovechándose de oxígeno paralegionella respirar, de la materia orgánica que puede haber para multiplicarse, y de un pequeño flagelo para desplazarse.

Dentro de la especie, existen unos 78 serotipos (microorganismo infeccioso clasificado según el antígeno de su superficie celular. Esto es, la sustancia que desencadena la formación de anticuerpos). Del que más oiremos hablar, desgraciadamente, será de la Legionella Pneumophila, ya que es la que produce la llamada Legionelosis, una infección que suele presentarse como un tipo de neumonía atípica con estado febril.

El principal medio de contagio con el cual nos podemos encontrar, es a través de sistemas de refrigeración, humidificadores, máquinas de rocío, spas y fuentes de agua termal. De ahí que la legislación para este tipo de establecimientos y servicios, sea bastante rigurosa. Al absorber partículas en suspensión con esta bacteria, pasa directamente a nuestro sistema respiratorio, ocasionando incluso dificultades en la respiración, diarreas o dolores musculares. Un simple examen de orina es suficiente para detectarlo. De lo que no hay demostración contrastada, es de que exista el contagio de una persona a otra. La mayoría de los casos, suceden con personas adultas de mediana edad o mayores. Es raro el caso en niños, siendo entonces de menor gravedad. Pueden ayudar a su contagio el tener alcoholismo, tabaquismo, enfermedades como la insuficiencia renal o la diabetes, un sistema inmunitario débil, uso prolongado de un respirador, etc.

Para combatir la enfermedad, se suelen utilizar antibióticos, siendo necesaria su aplicación en cuanto aparezca la más mínima sospecha de la infección ya que la legionelosis es potencialmente mortal.

Anuncios

Cuidado al beber agua de mar

img_12358Un náufrago en el mar, moriría incluso antes si sucumbiera a la tentación de beber agua de mar. Eso es lo que usualmente se dice. Pero al parecer, la realidad es ligeramente diferente. El problema que hay por beberla, se debe principalmente a la concentración de sales que incluye. Estas son en torno a 36 gramos por litro, frente a los 0,3 gramos que tiene el agua potable. Lo que ocurre entonces, es que si bebiéramos agua de mar al mismo ritmo que lo hacemos con agua dulce, aumentaríamos de forma drástica la cantidad de sales en nuestro cuerpo, y éste respondería en forma de deshidratación y diarreas, ya que los riñones necesitan agua para diluir la sal, expulsándola luego. ¿Cuál es el sistema entonces? Beber agua, en pequeñas cantidades, y espaciándola en el tiempo, al menos el mínimo necesario para que el cuerpo pueda asimilarlo. Incluso ayudándose con la saliva, para reducir la concentración en la boca, antes de tragarla. Hablamos, por supuesto, de una dosis equivalente a una cucharada cada 20 minutos, por ejemplo.

Se ha hablado ( y se habla), de las virtudes del agua de mar para el cuerpo, debido a la riqueza de sales minerales que incluye. Pero debe tomarse con ciertas precauciones. Evidentemente, comprobar previamente que no se tiene ningún tipo de intoleracia a esa agua, así como a la sal. Es recomendable tomarla mezclada con agua dulce, o, por ejemplo, zumos. Un consejo que se puede dar, es el de añadir un tapón de agua de mar a una botella de agua normal. Conseguiremos así enriquecerla como ninguna otra agua mineral lo haría.

Agua en Marte

Coge un poco de tierra de Marte, caliéntala, y condensa luego el vapor que emanará. ¿Y qué es lo que obtendremos? ¡Agua!

Marte puede parecer seco como un desierto, pero quizá algún día los astronautas puedan pisar su suelo, y extraer el agua que contiene para saciar su sed. Recientes investigaciones publicadas, sugieren que el suelo de Marte contiene aproximadamente un 2% de agua.

Este es uno de losmars-sea2 últimos descubrimientos que el rover Curiosity nos ha traído. Cinco estudios publicados recientemente en la revista Science, así lo relatan. Un proyecto con un coste de 2500 millones de dólares para la NASA, que tras un dramático aterrizaje el 6 de Agosto de 2012, está aportando numerosos datos, gracias a los instrumentos y cámaras que utiliza para explorar la superficie del planeta rojo. Entre ellos, el Sample Analysis at Mars (SAM), que puede calentar una muestra de tierra hasta una temperatura de 835 grados Celsius. Los gases resultantes incluyen oxígeno, cloro y vapor de agua. Basándose en la proporción de isótopos, los científicos han llegado a la conclusión de que se trata de agua de la atmósfera de Marte. En palabras de Laurie Leshin, del Instituto Politécnico de Rensselaer, Nueva York: “si tomas un pié cúbico de tierra y lo exprimes, obtendrías un par de vasos de agua. Es algo increible. Es una cantidad considerable”.

Un estudio más detallado, ha llevado también a conclusiones sobre el ciclo hidrológico del planeta: “De alguna manera, hay un proceso en Marte por el cual el planeta es capaz de absorber como una esponja estas pequeñas trazas de agua presentes en su débil atmósfera”, dice John Grotzinger, científico responsable de la misión Curiosity.

Los detalles técnicos sobre cómo los astronautas podrían aprovechar esta agua, es algo en lo que no se ha trabajado todavía. Haría falta un condensador para obtener el agua del vapor, pero lo que sí se sabe hasta ahora, es que podría llegar a convertirse en potable.

La energía hidráulica

La energía hidráulica es la que se obtiene como resultado de aprovechar las energías cinética y potencial, obtenidas a su vez de corrientes de agua, saltos, mareas, etc. Su gran ventaja es su carácter ecológico, por no generar residuos, y utilizar un recurso que no deteriora el medio ambiente. Aunque quizá indirectamente sí que produce ciertas injerencias en el entorno, cuando se trata de agua embalsada, ya que ocupa grandes superficies de una manera artificial, interrumpiendo o eliminando los ecosistemas naturales.

Desde tiempos antiguos, hasta la actualidad, el proceso más común en el aprovechamiento de las corrientes de agua, se basa en mover molinos (rotores), los cuales generan un movimiento que puede, o bien ser transformado mecánicamente, o bien eléctricamente, generando electricidad. Es en estas últimas donde se obtiene un aprovechamiento más rentable. El agua mueve los álabes de un gran alternador, generando este la electricidad.

Entre las ventajas, podemos destacar:Krasnoyarsk_hydroelectric_station

–          Es una energía renovable.

–          Ilimitada.

–          Totalmente limpia.

–          Las plantas hidráulicas tienen mayor vida que las plantas eléctricas que utilizan combustible.

–          No generan residuos.

Pero también existen inconvenientes:

–          Los grandes embalses inundan grandes extensiones de terrenos, perdiéndose así tierras fértiles.

–          Las presas pueden afectar a los ecosistemas autóctonos donde se construyen.

–          En función del trabajo de las turbinas, el caudal del río se puede ver intermitentemente modificado, provocando una alteración de su ecosistema.

Agua destilada y agua desmineralizada

Existe la falsa creencia de que el agua destilada es lo mismo que el agua desmineralizada. Si bien la pureza es casi idéntica, la diferencia radica en el proceso por el cual se llega a una u otra. En el destilado, básicamente, lo que sucede es que se calienta el agua hasta alcanzar temperatura de ebullición. Ese vapor de agua es recogido de alguna manera, pasando a GOTA EN EL AGUAfase líquida de nuevo por condensación. Este líquido resultante, que será el agua destilada, habrá perdido los minerales u otras sustancias dejando casi exclusivamente en su composición los famosos dos átomos de hidrógeno por cada uno de oxígeno: H2O. En el proceso de desmineralización, o bien por ósmosis inversa (pasando el agua a presión a través de una membrana semipermeable, obteniendo una reducción considerable de la concentración de sales del agua de entrada) o bien por intercambio de resinas (intecambio de iones “contaminantes” por iones “H”, o “OH”), se obtiene un agua pura. Lo que no se elimina por este proceso, son los elementos no orgánicos u otros que no tengan relación mineral. De ahí lo que dije anteriormente de que la pureza era casi idéntica.

Como dato anecdótico, decir que el proceso de destilado está casi obsoleto, debido al coste del proceso, y al derroche energético necesario para obtener esa pureza del agua.

Usos del agua

Los usos del agua vienen determinados por su destino y desde el punto de vista legislativo, según la Ley de Aguas hay siete posibles:

1. Abastecimiento de poblaciones: se incluye este grupo las aguas que se usan para abastecer la demanda de las ciudades y demás poblaciones para el consumo doméstico, comercial, público e industria, situadas en los núcleos urbanos y que conectan con la red municipal. Esta demanda exige unos requisitos en cuanto a calidad y garantía de suministro y viene definida por la población y el consumo por habitante.

En España se unas para abastecimiento de poblaciones 4.300 Hm3/año de agua lo que supone el 14% del consumo real.

2. Regadíos y usos agrarios: El riego es el mayor demandante y consumidorAgroinformacion_com09042013_153128 de agua. El 80% del agua consumida en España es para el regadío, que se corresponde con 24.250 Hm3/año. Las demandas de agua son variables ya que dependen de factores como superficie a regar, las variables meteorológicas, métodos de riegos, condiciones de manejo, etc.

3. Usos energéticos: El agua es un factor esencial para la producción a través de centrales hidroeléctricas de energía en todo el mundo.

El uso eléctrico del agua no produce un consumo físico de la misma, pero puede resultar consuntivo cuando sus regímenes de explotación se acoplan a las demandas energéticas y no se subordinan a otros uso prioritarios.

La demanda de agua en las centrales hidroeléctricas no es constante ni diaria ni anualmente, y varía en función de las necesidades de la energía. Las centrales térmicas suelen tener un funcionamiento continuo, cubriendo la base de la curva de demanda, mientras que las hidroeléctricas, dada su gran flexibilidad de operación, pueden adaptarse a las variaciones de la demanda, asegurando la estabilidad de la frecuencia y potencia.

4. Usos industriales: Se usa el agua con diferentes propósitos a través de su incorporación a los productos terminados, como agente de vapor o refrigeración o como factor de limpieza. Las demandas de agua dependen del desarrollo del sector y de los coeficientes de uso y pérdida derivados de los procesos tecnológicos que emplee  cada tipo de industria. Este consumo en España supone el 6% del total (1.950 Hm3/año).

5. Acuicultura: Se incluye el agua retraída del cauce para la explotación piscícola. Este uso no supone un gran consumo de agua y la calidad de la misma varía, aunque no de forma importante.

6. Usos recreativos: Los embalses y sus alrededores tienen un papel importante como espacios de esparcimiento. A medida que se eleva el nivel de vida, aumenta la demanda de recursos hídricos con fines recreativos.

El uso de los embalses, los ríos y lagos suele ser teóricamente compatible con la mayor parte de aprovechamientos hídricos y no supone consu mo de agua. Un punto conflictivo es la calidad del agua. Los vertidos residuales urbanos o industriales sin tratamiento adecuado pueden llegar a inutilizar los cauces y embalses para una función recreativa.

7. Navegación: Para la navegación fluvial se requiesurf--478x270re disponer de cauces en condiciones hidráulicas apropiadas y cauces compatibles con el calado de las embarcaciones. Esto no implica uso consuntivo, pero la necesidad de mantener caudales mínimos supone una restricción en el empleo del agua en otros usos.

8. Necesidades ecológicas y ambientales: Por consideraciones legales no pueden tenerse en cuenta como una demanda específica, sino como una limitación en los recursos disponibles para ser utilizados, o lo que es lo mismo, la parte de los recursos que no se pueden emplear en usos concretos.

Son muchos los factores que influyen en la determinación del caudal mínimo necesario, tales como asegurar el equilibrio biológico del medio acuático natural y el balance físico (erosión), evitar el estancamiento del agua, diluir cargas contaminantes, conservar la estética de los paisajes, necesidad de recarga de acuíferos, etc.

Hay que diferenciar dos tipos de caudales mínimos según su fin último:

– Caudal ecológico, si se pretende recuperar las condiciones de biodiversidad, especies y ecosistemas anteriores a la detracción del caudal medio.

– Caudal de mantenimiento, si se pretende preservar las condiciones ambientales actuales.